ENJAULADO by Cony Salomon

Imagen tomada de Pinteret

Ya me empiezan a entrar dudas. Fui demasiado franca.

Él dedicó un buen rato a acicalar la jaula mientras lo animaba a gorjear: «¡Pichurri, hoy te he puesto colorante para las plumas!».

No me contuve, me acerqué y, con voz solemne, le dije:

─¿Cómo te sentirías tú si te atasen los pies y te pusieran una galleta en la boca? Por muy adornada que tengas su celda, seguirá sintiéndose preso.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s