LA TRISTEZA DEL BANDIDO por Javier Sánchez

Espero la muerte del sol, deseando estoy a la luna que se demora.

Desespero de luna. ¡Vive dios.!

Con el frío en el cuerpo, siento vuestra alma mi señora y es el tiempo que muere en mis manos.

Mirando a la luna, ángel de ángeles, esperando bajo vuestro balcón, dedico mi frio a contemplar vuestra silueta, a la contra luz del quinqué de vuestra alcoba.

Y se pierden mis ojos entre vuestro cabello rubio, bella aurora, y aún sin ver vuestra sonrisa, pues solo que imaginármela puedo.

Y el corazón se me acelera, ese corazón que camina escondido entre las flores de vuestro jardin, a sabiendas de cuando os asomáis a contemplar la luna, como cada noche.

Observo embelesado como vuestro semblante se ilumina de brillante plata, cuando sonreís con ese bello gesto, yo caigo de rodillas al frio suelo. Con el alma llorando de amor.

Con cabeza gacha, hundido, en la oscuridad de mi sombra, la que quiere trepar el muro que separa mi vida de la vuestra.

Señora mía, ángel de mis sueños, de mis visiones y anhelos, si vos supierais lo que siento, llamaríais a la guardia nocturna. Para que, prestos, apresaran mis pensamientos.

Mi dama de cabello de oro, nunca sabréis quien soy, ni por que os amo entre los matojos y flores de vuestro jardín, pues sabed que soy un bandido y que no os merezco.

Asalto en caminos, a los hombres. Y cada noche vuelvo a vuestra escondida verá, para contemplaros, mi bella dama, mi bella señora, angel del cielo, pues vuestra belleza me redime.

laspalabrasdejavier.wordpress.com

Imagen de Gustav Klimt «Lágrimas de Freya»

.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s