EL LADO BUENO por Fer Alvarado

Mi padre siempre decía que, para tener suerte, cada día tienes que levantarte por el lado bueno de la cama. Tengo cuarenta y dos años, las canas hace tiempo que florecieron en mi cabello y creo que sigo sin encontrar ese afortunado lado del que hablaba. Y no será porque no lo he intentado. Tendría…

LA DECISIÓN by Genoveva Rodea

            «Aún estás a tiempo de no cobrar ese talón», le sugirió el pensamiento al mirar hacia su bolso. Pero no se tratada del talón en sí. Después de todo, eran sólo tres mil euros, un pequeño adelanto de la situación acomodada que se le prometía: estabilidad, un trabajo fijo bien remunerado y la posibilidad…

VERANO EN LA OFICINA by Patricia Collazo

Usted decide un día escaparse media hora antes del trabajo y comerse un helado de Vainilla de Madagascar y Chocolate Suizo, de esos que hacen en la heladería artesanal que han abierto en la esquina. Se lo promete a las ocho y cuarto, cuando quince minutos después de llegar, ya se quiere ir o por…

TRAMPANTOJO por Charo Jiménez

El sabor mágico y familiar se expande por mi boca como si de fuegos artificiales se tratara, embriagando mis sentidos y transportándome como por arte de birlibirloque a la cocina de mi madre. Allí, año tras año, nos reuníamos la abuela, ella y yo ante el lebrillo y las cañas para hacer los pestiños más…

DEMENCIA PERSONAL por Javier Sánchez

ESTA MAÑANA POR LA MAÑANA Esta preciosa mañana de domingo he salido a correr, a los diez minutos me he mareado porque iba sin mascarilla y me entraba demasiado oxígeno, he hecho unos 5 km o eso creo. Oye, que una hora más tarde he llegado a casa y pesaba más que cuando salí, pero,…

GRAZNIDOS por Fer Alvarado

Jacinto Bonaval era una persona que sin lugar a equivocarme podría denominar como peculiar. El día que perdió un ojo trabajando en la fábrica de gafas de seguridad se tapó su recién estrenado hueco y, mientras todos gritaban, exclamó con la mayor naturalidad: —La ironía de la vida acaba de llevarse parte de mi visión…

EL RETRATO by José Carlos Pena

Publicado el  12 de abril de 2022 EL RETRATO Aquel día fue un día normal, igual que el anterior y que el que seguiría.  Mientras, en la capital, se festejaba la proclamación de la República, en casa los candiles aún  alumbraban  el desayuno consistente  en  un  tazón  de  leche  caliente, calentado a  la  lumbre  del  lar,  migada  con  el  oscuro pan de  centeno  que  se  amasaba  y horneaba cada quince días y que se iba haciendo cada vez…

FLORES DE MARZO by Genoveva Rodea

ORQUIDEA sonreía satisfecha. Después de un sinfín de infructuosas visitas a los más especializados almacenes de ropa de hogar, cuando comenzaba a aceptar que no encontraría un edredón lila a juego con las cortinas del dormitorio, la tarde anterior, en un pequeño comercio de barrio, lo vio. El corte perfecto, el tono exacto, el tejido buscado,…

COMPARTIMENTOS by Fer Alvarado

El sonido proveniente del armario llevaba días incomodándome. Era un repiqueteo constante. Como si una gota de agua intentara escapar de un grifo a medio abrir. Cada vez que entraba en mi cuarto comenzaba a sonar incansable para cesar en el instante en el que salía de la habitación. Cansado de aquel martilleo, decidí abrir…

CON LA FRENTE MARCHITA by Felicitas Rebaque

Sale a la calle a la misma hora que todos los días, pero no se dirige a la oficina, deambula sin rumbo por la ciudad en la que siempre ha vivido y que ahora le resulta extraña.  El sol  ilumina sus pasos y le presta una sombra que le acompaña.  La claridad del día, insultante…

EL VELATORIO by José Carlos Pena

La aldea se estremeció con el sonido de la campana. Era una campana pequeña albergada en un reducido vano de la espadaña a modo de campanil sobre la modesta la iglesia. No había párroco exclusivo, así que venía un cura que atendía a varias parroquias. Por eso, salvo en las fiestas, el toque de campana…

CORAZÓN DE POETA by Genoveva Rodea

            Piensas en tu vida. Los años transcurrieron sin que los vieras pasar. Volaron sin ti mientras mirabas al futuro parada en la esquina de algún verso, enredada en la belleza de alguna metáfora, esperando algo; siempre algo más. Un “algo más” que te inflamaba el pecho cuando lo recreabas con los ojos cerrados –y el…

MARIPOSAS EN EL RIÑÓN by Patricia Collazo

«No hay sorpresa más mágica que la sorpresa de ser amado». Charles Morgan Tengo unos oídos privilegiados: con ellos puedo oler las castañas de navidad aún en septiembre, puedo percibir la rugosidad de la hojarasca en noches cerradas, puedo saborear las manzanas con caramelo que vendía un hombre de bigotes a la salida de mi…

El cuerpo by Mar Bayona

Estoy de pie ante la habitación sabiendo que no puedo estar aquí. No debo. He llegado a esta sala de hospital y todavía no sé cómo lo he hecho, no recuerdo los pasos que he dado. Un sudor frío recorre mi espalda y veo cómo tiembla mi mano al depositarla sobre el pomo de la…

Treinta días para el final

by MAR BAYONA Un mes. Solo treinta días para el final. Después de pasar por la sala de reprogramación biotecnológica avanzada, me dieron la noticia. —Solo treinta días Simon 4.15. Nada más. En treinta días te apagarás. No pude responder. No pude mostrar sorpresa en mi rostro. Hacía años que nuestras caras eran complejos mecanismos…

La sed by Fer Alvarado

Se levantó con los ojos cargados de recientes sueños que, al no esforzarse por retenerlos, pronto se enmohecieron amontonándose en ceniza. Se incorporó, se calzó únicamente con un par de calcetines de pasado blanco y de presente ennegrecido y  bajó las escaleras al ritmo de la  inercia y de la costumbre. Su objetivo, su único…

DIOSA DE LA MODERNIDAD by José Carlos Pena

Lo escribí en una servilleta de papel, pero lo hubiera escrito sobre un espacio en blanco de mi alma, si quedara alguno. Estaba en un restaurante – ¿se podría llamar así? – de esos de una cadena multinacional. Había dado una vuelta de mañana por Barcelona y como siempre había invertido demasiado tiempo en el…

El caminante by Javier Sánchez

Cuando estas solo en este mundo, todo el dia paseando de aquí para alla, a veces llega un momento que la gente te carga, te agobia, arrasa con todo para llegar a ti, aunque estés desactivando una bomba. Y es que si fueras armao, no se lo que pasaría. De verdad os lo juro por…

EL ABUELO by Genoveva Rodea

            Martín era un claro ejemplo de hombre hecho a sí mismo. Un huérfano de guerra, pobre, sin estudios, que comenzó vendiendo frutos secos y legumbres por las cunetas y acabó exportando a medio mundo. Él había trabajado la tierra, había recolectado, viajado, negociado ventas, buscado financiaciones, comercializado subproductos y organizado logísticas. Había crecido, contratado y…