LA LÁMPARA by Cony Salomon

Imagen tomada de Pinterest

Aquel domingo merodeaba el abuelo por el mercadillo cuando una polvorienta lámpara llamó su atención. Pensó que sería un buen regalo para su mujer en sus bodas de plata. 

Una vez revisada y aseada, lucía sus cristales colgantes en el salón de la casa.

Transcurrieron los años, los abuelos fallecieron y la lámpara pasó a alumbrar la sala en la casa del hijo.

Después de un par de décadas, la nieta preparaba su boda y expresó su deseo de heredar la lámpara. 

Con cuidado, fue descolgada y posteriormente colocada en el chalé de la futura novia. 

Y la lámpara de los cristales colgantes continuó iluminando la vida de la familia.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s