NI EL ALIENTO by Margarita Campos

Imagen tomada de Pinterest





Hay necesidad 
de escapar de nosotros mismos, 
o de nuestros otros que 
no reconocemos. 
Ese escapar que 
no lleva a lugar conocido. 
Solo ausencia 
de sentires o placeres.
Solo silencios,
en esos ruidos muy nuestros que 
no deseamos escuchar.
Y se aleja la percepción 
del estar y el ser. 
Como se aleja raudo,
el vuelo de las alas que 
no tenemos ni deseamos. 
Necesidades del hombre que 
no quiere saberse ni quererse. 
Siempre tuvimos 
esa capacidad de ausencia. 
Más clara y fácil que 
mirarse en las pupilas que 
se asoman al espejo,
y ver, lo que las pupilas,
ven o no ven, 
pues están ciegas de sí mismas. 
Difícil es deambular 
por lo que se llama vida, 
vida que no se vive, 
pues vivirse es entrega, y 
la entrega es generosa, 
pero somos humanos 
y egoístas de nosotros, 
de todo. 
Y así vamos, 
con el alma cerrada 
para no dar ni el aliento, 
pues quizá,
nos haga falta. 




Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s