UN POEMA AZUL by Charo Jimenez

Ilustración tomada de Pinterest

Quisiera escribirte el poema más bonito del mundo.
Pero ¿qué entiendo yo de versos
más allá
del pellizco con el que la belleza, el dolor, la exaltación o la tristeza
colman, desangran, estremecen o revientan mi pecho?
Sería
(ese poema imaginario)
azul, caleidoscópico, palpitante, luminoso.
Sería
ocho, madeja, trueno, caricia, faro, nido.
Sería
mano tendida, risa en cascada, palmera de chiste, huella en la
arena, guiño tunante.
De la rosa, pétalo;
de la mar, estela;
del aire, torbellino;
de la tierra, raíz, tronco, rama, hoja, savia, fuego.
No sé escribir algo así.
Solo Sentirlo Sola.
Tu casa es un camaleón empeñado en arrancarme el alma de cuajo.
Los latidos del reloj de la cocina marcan un silencio tristísimo.

Apago las luces.
Penumbra.
Penumbra que
la farola de la calle y esa vela que tanto me cuesta apagar
alumbran.
Hundo en tu almohada
mi cara mojada,
inerte,
tatuada de caricias eternas.
Tu olor tamiza mi pena.
La memoria de tu ropa es prodigiosa. 
Beso tu ausencia, que lo llena todo, pero, por mucho que te sienta,
el hecho es que no estás.
Que ya nunca
estarás.
La nieve no hace ruido 
al
 caer.



Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s