Tres años by Charo Jiménez

Tres años desde la primera estación,

la del deslumbramiento,

la de los amores diáfanos,

la de la comunión entre tu causa y mi pluma.

Quién hubiera imaginado,

entre tanta belleza

de aguas turquesas

y amapolas alumbradas,

de arreboles amanecidos

y musgos abrazadores de pies descalzos,

de manos entregadas

y panes compartidos,

de futuros brindados ¡hasta la victoria!,

que tu historia sería un puñal clavado en mi pecho.

Que serían míos

tu dolor, tu grito, tus fantasmas, tu soledad,

tus ruinas.

Pero las estaciones mueren

y renacen en un círculo eterno,

y vamos sorteando escollos,

nabateando tempestades,

espantando miedos,

cicatrizando heridas.

Y hoy

me siento

más viva que nunca,

te siento

más vivo que nunca.

Nos sobran razones y agallas

para plantar nuestra alegría

y pregonar que

nada puede

la cobardía frente al valor,

el olvido contra la voluntad,

la infamia ante la honestidad.

Esa es nuestra bandera.

He vuelto a tu paisaje,

que es ya también un poco mío,

con tu luz y mi pluma,

con mi voz y tus palabras.

Esas

que ya nunca se llevará el viento,

que ya siempre me pertenecerán,

por horas de sudor y lágrimas,

por hacer de tu piel mi piel,

por dejarme embaucar por tu magia,

por haberte amado,

por entregarte estos años,

de ilusión y perseverancia.

Una golondrina pinta el aire con sus acrobacias

y, ¡qué cosas!,

cómplice de mis sentimientos

se me antoja.

Parece ella perspicaz, inocente, generosa,

querer aliviar esta pena mía

tan honda, tan extensa, tan espantosa.

Evocar otros atardeceres más livianos,

traer de vuelta a mi madre y a mi padre,

invitar a los amigos lejanos al banquete

de los sueños cumplidos.

Y es en este instante de epifanía,

cuando sin saberlo sé

que quien no rebla

gana,

que el llanto anega de consuelo el alma,

que Jánovas hiere

pero también sana,

que ha llegado la ansiada estación,

la estación del Mañana.

Y el puente permanece en pie

bailando sobre las aguas poderosas.

Y los nogales dan más frutos que nunca.

Y las calles se visten de risas,

y los balcones de

rosas.

Y la fuente guarda los secretos de los mozos,

sorprendida

de cuán poco cambian

los rubores del cortejo.

Y los fenales reverdecen,

y los brazos,

fuertes, cargados de razón, orgullo y amor a la tierra,

levantan casas,

palmo a palmo,

piedra a piedra.

Y las chamineras charran de nuevo.

Y la justicia son las manos de mi Paca.

Y la esperanza sus ojos verdes.

Y la concordia su risa en cascada.

Y tú, amado Ara,

tan señor, tan sabio, tan mágico,

luces tus mejores galas

y ruges con tu voz más clara,

proclamando tu majestad.

Siempre libre,

siempre virgen.

Y yo me iré.

Me iré pero volveré.

Volveré a sentarme a tu orilla,

a beberme

los últimos fulgores de cielos incendiados,

a aspirar

tu esencia de siglos de historia,

a acariciar

tu piel y empaparme de tu pureza,

a contarte

mis luchas y mis desvelos,

mis logros y mis fracasos,

mis alegrías y mis tristezas,

mis anhelos y mis nostalgias,

A asombrarme

una vez más de tu belleza.

Y

por siempre, para siempre,

a agradecer

la paz y la palabra.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Compartido en los 5000 lectores de MasticadoresFace

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s