PEZ Y SEMILLA

el

By Mercedes Freedman

METAMORFOSEANDO Las Metamorfosis de Ovidio 

 Y como me gustaría, puesto que te ibas para morir, que me hubieras llevado contigo….Ahora, sin estar allí he muerto.

…se estremeció Alcíone y lágrimas vertió brotadas,

Ceix y Alcíone, Las metamorfosis,  Libro 11

Ovidio, Plubius. Siglo 1-2 d.C.

Nadie sabría asegurar para cual de los dos la separación sería más insufrible. Se leía en los ojos húmedos y femeninos de Halcy y en la triste masculina sonrisa de Ceice. Pero dada la importancia médica del proyecto científico que dirigían,  la despedida era ineludible. Halcy pensaba en los que dicen que el dolor es mayor para el que queda detrás.

El mar había hecho que, estudiando biología marina, el uno encontrara al otro. Compartieron palabras sobre océanos y ríos. Descubrieron sus raíces originarias en la Grecia eternamente asociada con dioses mitológicos, raíces que antepasados llevaron consigo al cruzar el Atlántico en busca de los dioses modernos del sueño americano. De ellos heredaron sus nombres, la tez color aceituna y los ojos color marrón. Ceice y Halcy se hicieron el río que, en su desembocadura, mantiene con el mar citas de amor diarias; fueron la tibia lluvia tropical corriendo impaciente desde el cielo para encontrarse con su amante el mar. Fueron un océano ¿Cómo se divide el agua?  Ellos respondían con los ojos en silencio. Todo en sus mundos pertenecía a ambos: risas, sábanas, llantos, sueños, pérdidas.

A Ceice y Halcy, Facultad de Biología Marina de la Atlantis University, Vermont,  les llegó la aprobación de la financiación del proyecto sobre El Pez, una investigación solicitada por el Centro de Biología Marina de Perú. Cincuenta años atrás se habló de El pez que los indios incluían en su dieta por las propiedades curativas contra afecciones respiratorias. Pronto se dejó de mencionar. y se asumió extinto hasta que surgió el reciente rumor de que había sido visto de nuevo en la costa amazónica peruana. La financiación para un equipo técnico y Ceice, investigador del Amazonas peruano, era un éxito. Pero, para Ceice y Halcy era una separación, la primera, impensable y dolorosa. En sueños, Halcy le pedía a Ceice que no viajara, pero solo en sueños se pueden gritar cosas de sueños.

Con el viaje aproximándose, Ceice y Halcy se hicieron más uno que nunca. Se recontaron sus vidas de antes y después de conocerse para que cada quien las impregnara en la memoria de siempre. Ninguno supo como Ceice subió al avión ni como Halcy se sentó en el aeropuerto, contemplando con ojos abiertos como el cielo se llevaba a su marido para siempre. Lo supo con total certeza. Un pájaro cargaba a Ceice y le daría compañía hasta que los dos estuvieran juntos de nuevo. Ceice derramó tantas lágrimas por días y días que creyó que nunca ningún río volvería a secarse. 

Y llegaron las palabras que Halcy temía más que el mismo morir. Después de fotografiar el pez en aguas profundas, Ceice fue subido ya sin vida al barco. Lo que Halcy sentía al vivir sin Ceice había comenzado días atrás, cuando el cielo se tragó el avión con él dentro. Ahora, el desespero era lo único que sobrevivía sobre todo lo perdido. Pero le tocaba continuar el proyecto y finalizar el viaje que Ceice no concluyó. La selva amazónica peruana era el único lugar donde quería poner pies y abrir los ojos en la mañana. Fue el Amazonas lo que por primera vez en mucho tiempo le otorgó alivio. Solo tenía que dejar reposar sus ojos sobre los azules y verdes de la densa vegetación, del río, del cielo, del calor húmedo que Ceice habría contemplado.

Halcy viajaba con el equipo que había acompañado a Ceice. El área donde él había buceado y visto el pez estaba localizada. El trabajo sería ahora más fácil, excepto que la tormenta se presentó en la costa tan abruptamente que nadie supo de dónde surgió. El buceo a baja profundidad donde se esperaba ver el Pez tuvo que interrumpirse. Protección junto a los árboles próximos a la entrada del río cercano o, mejor aún, río adentro, lejos de la costa más expuesta a la tormenta era lo único de importancia. El viento agitaba el barco ferozmente y,  todo lo que en él viajaba. Halcy sufrió una brusca sacudida y un golpe en la cabeza al caer al suelo. 

La tormenta había llegado repentinamente, y de igual manera el viento se desvaneció, el sol resplandeció, las aguas y las ramas de los árboles se calmaron. Halcy descansaba su cuerpo mirando hacia la orilla del río. Alguien le hablaba. No sabía si era el equipo en el barco o Ceice en la orilla del río. 

–¡Halcy, el pez está cerca de la superficie del agua del río! Ha subido atraído por las semillas de estos árboles. Mira cuánto martín pescador amazónico continúa llegando, y como sacuden las ramas de estos árboles. Mira las semillas amarillas que caen al agua como confeti en nuestras cabezas el día de nuestra boda. Los peces meten semillas en su boca, mientras el martín pescador, atento, aprovecha para meter peces en sus picos. Los indígenas deben saberlo. Se mueven en la distancia. Halcy, sabemos que este árbol produce semillas solo durante una semana en el año, en este mes. Y sucede esta semana. ¡Son las semillas las que sanan las enfermedades respiratorias!

Halcy sonrió y cerró los ojos. Sus sentidos estaban ahora con Ceice, esperándola a la orilla del río, entre árboles de semillas amarillas, el revuelo del martín pescador amazónico de plumas verdes y blancas y los muchos Peces. Halcy y Ceice eran uno de nuevo.

Otros continuarían la investigación que ellos habían iniciado. El Pez sería también conocido con el tiempo como Ceyx (de la mitología griega), pez del Amazonas peruano, raro y difícil de observar; elemental en el tratamiento de enfermedades respiratorias cuando se alimenta de las semillas del Halcyone (de la mitología griega), árbol del Amazonas peruano; produce semillas con propiedades curativas de enfermedades respiratorias.

2 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s