Carta desde América, 17: Dorothy Parker by Félix Molina

el

Un telegrama de Dorothy (y otro para ella)

Para Pascal Covici. Viking Press

Te envío este en vez de telefonearte porque así no me puedes ver la voz. Simplemente para decirte que no voy a conseguir tenerlo todavía. Jamás he tenido un día y una noche tan malos de trabajo y tantas ganas de que todo salga bien… Y todo lo que tengo por aquí es una pila de papeles garabateados con un montón de palabras incorrectas. Esperemos que todo quede en esto y quiera Dios que pueda tenerlo todo pronto. No sé por qué esto es tan terriblemente difícil. O yo soy tan terriblemente incompetente.

Dorothy

Para Dorothy Parker. Sus libros, sus guiones.

Querida Dottie, ya quisiera solo una pila como esa en mi mesa cada día que por aquí anochezco. No dudes en enviarme el mazo entero de papeles, no sea que entre ellos esté Una llamada telefónica, o El banquete de las palabras, o algo como Ha nacido una estrella. No te molestes en desarrugar las cuartillas porque por muy emborronadas que estén siempre habrá una palabra adjetivando de la mejor de las maneras o un sustantivo nombrando lo que hay que nombrar o un verbo dándole movimiento a cada acción en el tiempo preciso. Tampoco te preocupes por los borrones, porque seguro que tacharán el tránsito a lo definitivo. A lo perfecto. Por aquí he tenido la más placentera de las noches y el más grato de los días leyendo y releyendo The Portable Dorothy Parker. Y solo puedo decirte: Estuviste perfectamente bien.

Un lector de 2021

Dorothy Parker (1893-1967) es la insatisfecha –inconformista más bien– escritora que con 52 años y ya casi toda su obra a las espaldas escribe el famoso telegrama a su editor. El de más arriba. No duda en proclamarse incompetente, pero para entonces ya ha escrito –junto a su marido, Alan Campbell–  uno de los guiones más redondos de la historia del cine melodramático (A Star is Born, 1937) o una docena larga de los mejores y más melancólicos y salvajes cuentos de la literatura norteamericana, como los tres que se citan, que ella misma recopila en el volumen citado en inglés, de 1944.

El telegrama de arriba, que describe una hora desesperada de tan buena escritora, es una traducción; el de abajo traduce vagamente mis sentimientos como lector hacia una literatura honesta y precisa.

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s