La visita by Elmiro Higgs

El cuarto olía a requesón y a miel. La tenue luz a duras penas franqueaba los barrotes de madera lacada de una cuna. En su interior, un niño se aferraba al sueño como si sólo el jugo de almohada pudiera proporcionárselo. Músculos de algodón y dentadura de cojín desafiando a un mundo de dragones que no duermen. Mientras, el chupete de nariz enrojecida lloraba sus cadenas, o quizá la condena de la indiferencia.

Desde el salón, una voz de terciopelo me devolvió a mi lugar: «cariño, el cuarto de baño es la otra puerta».

Link al blog de Higgs

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s