Hasta el fin by Roberto Spinelli

El perro lo miró, triste. No gruñó, ni mostró los dientes.  El hombre necesitaba su carne como el aire para sobrevivir un día más,  por eso solo lo miró cuando apoyó el cuchillo entre sus costillas.

Los encontraron varios días después, medio enterrados en la nieve, abrazados.  Los dos habían muerto de hambre y de frío.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s